Instituto Nacional del Agua

Ciencia, tecnología y servicios especializados
aplicados al desarrollo hídrico del país


 

Incendios en Mendoza

El INA asistirá al Gobierno provincial en la evaluación de los impactos por incendio del Cerro Arco y alrededores.


Vista de las antenas en Cerro Arco y faldeos quemados.

Durante el pasado día de la primavera en Mendoza, se produjeron más de 150 focos de incendio en toda la provincia. El más importante, producto de acciones antrópicas junto con condiciones meteorológicas adversas (viento zonda) provocó la afectación de más de 1200 Has en el Cerro Arco, a unos pocos kilómetros de la ciudad de Mendoza.

A dos semanas de que se extinguiera por completo el incendio, que afectó al mencionado cerro e inmediaciones, los cambios más superficiales en el ecosistema de ese sector del piedemonte ya empiezan a observarse. En lo referido a flora se perdieron forestales como algarrobos, chañares y jarillas -además de pastizales-, que son fundamentales para el control aluvional (sus grandes raíces absorben gran cantidad de agua y funcionan como barrera).

En el marco de un convenio entre la Secretaría de Ambiente y la Fundación Cricyt, el Instituto Nacional del Agua ya comenzó a trabajar en el diagnóstico y evaluación de impactos hidrológicos y el estado de degradación ecosistémica para luego en una segunda fase, especialistas del CCT elaboren un Plan Maestro de restauración ecológica.

El equipo del INA Mendoza, coordinado por el Ing. Victor Burgos, está compuesto por el Ing. Agr. Carlos Mirábile (drenaje de suelos), el Lic. Mauricio Buccheri (daños económicos), la Abog. María de los Angeles Davico (legales), la Lic. Ana Paula Salcedo (teledetección), los recientes becarios Ing. Nadine Gärtner e Ing. Lucas Martínez (hidrología e hidráulica) y técnicos de apoyo como Javier Zarategui.

Se están analizando los cambios que produjo el fuego en el ciclo hidrológico, como el impacto de la pérdida de cobertura vegetal,  cambios en la infiltración y retención inicial, así como en la producción y transporte de sedimentos. Por último se analizarán los daños económicos de los servicios ecosistémicos que prestaba la zona pedemontana.